EL VIH

EL VIH-SIDA



 

 

 

 

 

Sida

 

Información de la salud Desde que la gente empezó a escuchar sobre el SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida o AIDS siglas en inglés) en los 1980's, la consciencia de esta enfermedad a aumentado - así como el número de vidas que han sido afectadas.

Según el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID siglas en inglés) más de 36 millones en el mundo tienen la enfermedad y en los Estados Unidos aproximadamente 800,000 a 900,000 personas están viviendo con el VIH, el virus que causa SIDA. La NIAID dice que el SIDA es la 5ta causa que lleva a la muerte a adultos de 25 a 44 años de edad, en los Estados Unidos; dentro de los Afro americanos de 25 a 44 años de edad, el SIDA es la causa principal en los hombres y la segunda causa de muerte en las mujeres.

El SIDA es causado por el virus de inmunodeficiencia humano o VIH. Este virus se pasa de una persona a otra a través de la sangre y contacto sexual. También las mujeres embarazadas infectadas pueden transmitir el VIH a su bebé durante el embarazo o parto, así como al amamantar al bebé. (Lea sobre "Embarazo Sano")

La NIAID menciona que la gente que trabaja en asistencia médica pueden tener contacto con ciertos fluidos corporales como el fluido amniótico o líquido cefalorraquídeo que podrían transmitir el virus si el paciente está infectado con el VIH.

Diagnosticando el SIDA

 

El VIH debilita el sistema inmunológico. Haciendo que la persona infectada tenga problemas combatiendo las infecciones. Como resultado las infecciones que una persona sana puede combatir, pueden ser una causa de vida o muerte para las personas con SIDA. El Instituto Nacional del Cáncer menciona que las personas que tienen SIDA tienen alto riesgo de desarrollar un cáncer específico llamado sarcoma de Kaposi. El sarcoma de Kaposi es un tumor maligno en los vasos sanguíneos localizados en la piel. La NCI menciona que este tipo de cáncer no es directamente causado por el VIH. El VIH debilita el sistema inmunológico, haciendo a la persona más susceptible a infecciones virales. La infección por el virus llamado KSHV (sarcoma de Kaposi asociado al virus herpes) aparece para estimular el desarrollo del sarcoma de Kaposi.

Es importante recordar que el SIDA es un diagnóstico médico hecho por un doctor basado en ciertos criterios. La única manera de saber con seguridad si se está infectado es haciéndose una prueba de VIH. Sin embargo, lo siguiente pueden ser señales de alerta de infección de VIH, la NIAID sugiere que es importante tomar en cuenta que no se puede saber de seguro si uno esta infectado con el VIH con solo tener o no tener los síntomas. Muchas personas que están infectadas con el VIH no demuestran síntomas del todo por muchos años:

De nuevo, nadie puede creer que está infectado si tiene algunos de estos síntomas ya que estos síntomas se pueden relacionar con otras enfermedades. La única manera de saber exactamente acerca del VIH es hacerse el examen.

La persona que se haga el examen debe de buscar un lugar donde también proporcionen consejos acerca del VIH y SIDA. Los consejeros pueden responder a las preguntas que tenga acerca del comportamiento riesgoso y las maneras de protegerse y proteger a los demás en el futuro. Inclusive pueden proveer información acerca de los recursos relacionados con el SIDA.

Tratamiento

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC siglas en inglés) menciona que el tiempo que toma para que una persona infectada con el virus VIH desarrolle síntomas varía grandemente de persona a persona y que puede depender en muchos factores incluyendo el estado de salud y el comportamiento relacionado a la salud. Por esto es importante tener un examen correcto si esta preocupado sobe el SIDA. Especialmente ahora... con los tratamientos médicos que pueden bajar lentamente la velocidad en el cual el VIH debilita el sistema inmunológico así como otros tratamientos que puedan prevenir o curar algunas de las enfermedades asociadas con el SIDA... es importante tener en mente que como otras enfermedades, la detección temprana ofrece más opciones de tratamiento y cuidado preventivo.

La CDC dice que si alguien es positivo de VIH, existen varios pasos importantes que pueden tomar para proteger su salud:

La terapia antivirósica significa el tratar las infecciones virales como el VIH con medicamentos. Porque el VIH es un retrovirus, estos medicamentos algunas veces son llamados terapias antirretrovirales. La Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos (FDA siglas en inglés) ha aprobado diferentes clases de drogas para tratar la infección del VIH incluyendo:

La CDC menciona que el VIH puede hacerse resistente a cualquiera de estos medicamentos, así que se necesita una combinación de tratamientos para suprimir efectivamente el virus. Además los medicamentos antirretrovirales tienen efectos secundarios, incluyendo la anemia, nausea, vómito, dolor de cabeza, y fatiga que puede ser severa.

Es también importante que aquellos con VIH hagan todo lo que puedan para fortalecer su sistema inmunológico evitando fumar, tomar drogas o alcohol y seguir un estilo de vida lo más saludable que se pueda. Todo esto y cualquier suplemento o productos a base de hierbas deben de ser discutidos con su médico.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VIH y SIDA No Son La Misma Cosa...

 

 

 

VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) es un virus que debilita y penetra el sistema inmunológico del cuerpo — la "fuerza interna de defensa" que combate infecciones y enfermedades. Cuando el sistema inmunológico se debilita, perdemos nuestra protección contra enfermedades y podemos contraer serias infecciones y cánceres, generalmente mortales. SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) es el nombre para la condición que las personas desarrollan después de tener una o más de las serias infecciones relacionadas con el VIH o cuando las pruebas de sangre muestran que el sistema inmunológico ha sido severamente afectado por el virus.

Usualmente toma varios años para que el VIH quiebre la resistencia del sistema inmunológico y cause el SIDA. Muchas personas tienen pocos o ningún síntoma por varios años después de estar infectados. Pero una vez que el VIH entra en el cuerpo, puede "esconderse" por meses o años y durante ese tiempo puede estar haciendo un daño serio al sistema inmunológico. Personas que parecen perfectamente saludables pueden tener el virus, sin saberlo, y pasarlo a otras personas. Los científicos aún no saben exactamente cuánto tiempo toma para que una persona caiga enferma y desarrolle SIDA después de ser infectada con el VIH.

Transmisión del VIH

Las personas que tienen VIH pueden transmitirlo cuando alguno de sus fluidos corporales (sangre, semen, fluidos vaginales o leche materna) entra en el cuerpo de otra persona. Existen tres formas principales en que nuestros fluidos corporales pueden entrar en el cuerpo de otra persona:

  1. teniendo sexo sin protección (sexo sin condón);

     

  2. compartiendo parafernalia (agujas y jeringuillas, calentadores, algodones y agua) cuando se inyectan drogas u otras sustancias; y

     

  3. de madre a hijo antes del nacimiento, durante el nacimiento o la lactancia.

El VIH entra en el cuerpo humano a través de las paredes del recto (culo), las paredes de la vagina, a través del contacto directo con el torrente sanguíneo o raramente, a través del interior de la boca y la garganta. El virus no puede entrar a través de la piel a no ser que la piel esté desgarrada o cortada. No existe evidencia de que el VIH se contagie por la saliva, lágrimas o sudor.

No existe absolutamente ningún riesgo por contacto casual con personas con VIH. El VIH no puede vivir fuera del cuerpo humano, por lo cual no puedes infectarte a través de los asientos de inodoros, teléfonos o fuentes de agua. El virus no se transmite por el aire al toser o estornudar. No puedes infectarte por mosquitos o la picadura de cualquier otro insecto o animal. No puede contraerse VIH por compartir utensilios o comida o por tocar. Vivir con una persona infectada con VIH no te pone en ningún peligro a no ser que tengas sexo sin protección o compartas agujas con él o ella.

Las transfusiones de sangre y procedimientos médicos en los Estados Unidos son seguros. Donar sangre es absolutamente seguro. Y aunque ha habido algunos casos de VIH a través de transfusiones de sangre en el pasado, por muchos años se han establecido pruebas para asegurarse que la sangre que recibes en los hospitales no tenga VIH. Y aunque a muchos americanos también les preocupa contraer VIH de sus doctores, dentistas u otros proveedores de salud, varios estudios muestran que el riesgo de que esto ocurra es demasiado bajo aún para ser medido.

¿Quién está en riesgo?

Cualquiera puede contraer VIH — jóvenes y mayores, hombres y mujeres, heterosexuales, gays y bisexuales, ricos y pobres y todas las razas y grupos étnicos — pero no todos enfrentan el mismo riesgo. Tu riesgo se presenta por lo que haces y con quién lo haces esto es, cuán probable es que la persona con la que tienes sexo o compartes jeringuillas esté infectada. Pero aún si formas parte de una comunidad con un alto porcentaje de infección, puedes evitar contraer el VIH.

¿Cómo evito contraer el VIH o contagiárselo a otros?

Si no entra en tu cuerpo sangre de una persona infectada, semen o leche materna de una mujer infectada, no contraerás el VIH. Eso no es siempre fácil. Mantenerse a salvo implica pensar, planear y consistencia. A menudo significa hablar sobre cosas que te incomodan. Puede ayudar el "practicar" hablando con personas en quienes confías o que atraviesan por lo mismo.

Evitando compartir jeringuillas

Compartir jeringuillas con una persona infectada durante la inyección de drogas u otras sustancias, como hormonas o esteroides, es uno de los medios más directos de infectarse con el VIH. Nunca debes compartir parafernalia usada para inyectarte drogas, incluyendo agujas, agua, algodón o calentadores. Nueva York y muchos otros estados tienen programas legales de intercambio de jeringuillas donde las personas pueden obtener gratuitamente agujas y jeringuillas limpias. Para más información acerca de estos programas, llama a la línea de información de GMHC o a una organización sobre el SIDA en tu área.

Evita el Sexo con Riesgo Una forma común de transmisión del VIH es durante el acto sexual sin protección ya sea por sexo vaginal (el pene de un hombre en la vagina de una mujer) o a través de sexo anal (el pene de un hombre dentro del recto de un hombre o una mujer). En general, es más fácil que la persona "pasiva" (aquella persona que recibe el pene dentro de la vagina o el recto) se infecte durante el sexo sin protección. Pero también sabemos que un hombre no infectado puede contraer el VIH al poner su pene dentro de la vagina o el recto de alguien infectado con el VIH.

Sexo Oral. Muchas personas se preocupan por el riesgo de poner su boca en el pene de un hombre ("mamar") o en la vagina de una mujer . Aunque no sabemos todo acerca del sexo oral, sabemos que el sexo oral es mucho menos probable que transmita el VIH comparado con el sexo anal o vaginal sin usar condones. Sin embargo, el sexo oral no es 100% seguro. Se ha reportado un pequeño número de casos de transmisión del VIH a través del sexo oral. El sexo oral puede transmitir herpes, clamidia y otras enfermedades transmitidas sexualmente. Tu riesgo de contraer el VIH puede ser mayor si tienes heridas, cortes, ampollas o quemaduras en la boca o en el pene o vagina. El sexo oral muy fuerte, prolongado o repetido, puede herir tu boca, garganta, pene o vagina y aumentar tu riesgo a contraer el VIH. El sexo oral con una mujer infectada es más riesgoso si está menstruando, ya que la sangre de la menstruación puede contener el VIH. Debido a que los doctores creen que las personas que recién han adquirido el VIH podrían pasar el virus más fácilmente, el sexo oral con una persona recientemente infectada también puede ser más riesgoso.

Sexo Oral-Anal ("comer culo"). Debido a que a veces hay sangre en el recto, poner tu boca o lengua en el ano ("culo") de otra persona constituye en teoría un riesgo de contraer el VIH. No existe ningún estudio que pruebe este riesgo; aunque comer culo te expone a contraer hepatitis, parásitos y otras enfermedades. El besar, la masturbación mutua y el recibir el semen de otra persona sobre tu piel no transmiten el VIH.

Tomando tus propias decisiones

En la era del SIDA, la mayoría de las formas de sexo implican cierto nivel de riesgo. En vez de catalogar cada forma de expresión sexual como "segura" e "insegura", es más realista pensar en el sexo como una variedad de riesgos, desde el menos riesgoso hasta el más riesgoso. Sexo es también algo que haces con otra persona y esto debería influir en las decisiones que tomes. Piensa en qué es lo que encuentras placentero en el sexo, dónde y con quién. Piensa en qué riesgos implica y si éstos te preocuparán luego. Después, trata de pensar en cómo reducir esos riesgos manteniendo el placer. Algunas personas han decidido no tener relaciones sexuales con personas que no conocen bien o han descartado la práctica de ciertas formas de sexo. Algunos han reducido el número de personas con las que tienen sexo o no tienen relaciones sexuales con personas que saben están infectadas. Sólo tú puedes decidir qué riesgos valen la pena correrse y cuáles no.

Manteniéndose más seguro: Herramientas de trabajo

Jeringuillas limpias y blanqueador. Usar una jeringuilla nueva y limpia es definitivamente la mejor protección contra el virus si te estás inyectando drogas. Muchos estados, incluyendo Nueva York, tienen programas de intercambio de jeringuillas donde puedes obtener gratuitamente jeringuillas limpias y en otros estados se pueden conseguir en farmacias. Si no obtienes tu set totalmente nuevo y sellado de un intercambio de jeringuillas o equipo de una farmacia, límpialo con blanqueador antes de usarlo.

Paso 1: Empieza por llenar totalmente tu jeringuilla con agua limpia, sacúdela y expulsa el agua. Repite este proceso tres veces.

Paso 2: Haz lo mismo dos veces con blanqueador casero puro. Trata de dejar el blanqueador dentro por un total de 30 segundos o más.

Paso 3: Finalmente, enjuaga de nuevo tres veces con agua limpia. Limpia el calentador enjuagándolo bien con blanqueador y nunca compartas o rehúses algodón — no es posible limpiarlo efectivamente.

Los condones de látex previenen la infección con VIH. Usar un condón puede no ser siempre fácil, pero puede salvar tu vida o la de otra persona. Cuando se usa correctamente, los condones muy rara vez se rompen, cortan o se resbalan.

Paso 1: Después de desenrollar el condón sobre el pene, pon bastante lubricante soluble en agua en la parte de afuera. Si usas lubricante dentro del condón, usa sólo una pequeña cantidad, justo en la punta. Demasiado lubricante en el interior puede hacer que el condón se resbale y se salga.

Paso 2: Usa solamente lubricantes solubles en agua (como K-Y) en los condones. Los lubricantes a base de aceites, como Vaselina, Crisco y lociones de mano, hacen que los condones se rompan.

Paso 3: Después de eyacular, el hombre debe sostener la base del condón y retirar el pene (si el pene se queda dentro de su pareja, el condón puede resbalarse y salirse dentro). También puedes usar un condón seco, o uno con sabor, para el sexo oral, o cortar un condón por la mitad y abrirlo para usarlo para sexo oral-anal o sexo oral-vaginal. Nunca rehúses un condón.

Los envoltorios de plástico y las barreras dentales detienen el VIH cuando son usados para sexo oral con una mujer o para sexo oral-anal. Las barreras dentales son cuadrados de látex disponibles en locales de productos médicos y en algunos locales de productos para adultos. Algunas personas encuentran más fácil usar un pedazo largo de envoltorio de plástico. Asegúrate de que la barrera o el envoltorio de plástico cubren completamente la vulva (clítoris o entrada vaginal) y de que lo sostienes por los dos extremos. Ten cuidado de no voltear la barrera dental o el envoltorio de plástico mientras los usas.

El "condón femenino" es una envoltura de plástico que las mujeres pueden insertarse en la vagina y usarlo para protección contra el VIH. El condón femenino puede ser insertado hasta 8 horas antes de la actividad sexual, tiene anillos en ambos extremos para mantenerlo en su lugar y puede ser lubricado con lubricantes a base de aceite que se mantienen húmedos por más tiempo. El uso de este tipo de condones requiere práctica y es más costoso que un condón de látex. Algunos hombres también han usado el condón femenino para sexo anal, aunque este uso no se ha examinado ni aprobado.

Lista de verificación:

  1. ¿Qué me gusta del sexo (sé específico)?

     

  2. ¿Cuál el riesgo?

     

  3. ¿Cómo reduzco el riesgo manteniendo el placer?

¿Hacerse el examen o no?

Puede que dé miedo el considerarlo, pero hacerse el examen del VIH es una de las mejores formas de combatir el SIDA. Saber que tienes el VIH puede ser un paso importante en el cuidado de tu salud y en la planificación del futuro. Saber que no tienes el VIH, también, puede ayudarte a planear la forma de mantenerte así. Lo mejor es hacerse la prueba en una situación en que ésta sea voluntaria, anónima o confidencial y donde se ofrezca consejería antes y después de la prueba.

¿Cómo funciona el examen del VIH?

Cuando el VIH entra en la sangre, el cuerpo reacciona produciendo células llamadas anticuerpos. Los exámenes regulares del VIH buscan estos anticuerpos. Generalmente el cuerpo necesita varias semanas para producir anticuerpos suficientes que se reflejen en el examen. Durante este "período ventana" el examen del VIH no puede encontrar infección. También existe una prueba para detectar el VIH en sí (en vez de los anticuerpos al virus) dentro de 7 a 14 días de la exposición al virus, pero hasta ahora este examen no ha sido aprobado como un medio de diagnosticar la infección con el VIH. Tampoco se ofrece en muchos lugares.

Existen varias formas de hacerse la prueba. En muchos estados, las clínicas públicas ofrecen pruebas gratis y totalmente anónimas. También existen "pruebas caseras" disponibles en farmacias, que requieren que tomes sangre de tu dedo y envíes tu muestra de sangre a un laboratorio. No usan tu nombre, pero sólo ofrecen consejería por teléfono.

Las clínicas y doctores privados también hacen el examen. Algunos exámenes son anónimos, lo que significa que no toman tu nombre. Otros prometen mantener tu nombre "confidencial" o te permiten usar un nombre sin mostrar una identificación. Confidencial significa que no pueden ni deben dar tu nombre a nadie salvo a otro trabajador de la salud o a una compañía de seguros. (En algunos estados, los doctores están obligados a dar a sus departamentos de salud locales los nombres de todas las personas que resultan positivas a la prueba). Algunas clínicas ofrecen "resultados inmediatos", pero atención esto es sólo si eres VIH negativo. Para confirmar que tienes el VIH, ellos tienen que enviar la sangre para otra prueba — lo que significa que debes esperar más, preocuparte más y, en algunos casos, pagar más.

Algunos consejos para prepararte para el examen del VIH:

Qué Hay Acerca de Tratamientos?

Las personas con SIDA o VIH pueden hacer muchas cosas para mantenerse sanas — pero sólo si saben que están infectadas. Lo más importante es saber que ahora hay medicinas disponibles, generalmente a bajo costo, que pueden prevenir la neumonía relacionada con el SIDA y otras enfermedades muy serias. También existen varias medicinas que ayudan a combatir el virus en sí. Y existe un nuevo examen llamado examen de "carga viral" que te puede decir cuánto virus hay en tu sangre. Saber esto puede ayudarte a tí y a tu médico a decidir qué clase de tratamiento escoger. Muchos tratamientos están cubiertos por seguros de salud. Si no puedes pagar un seguro de salud y eres VIH positivo, existe un programa llamado Programa de Asistencia de Drogas para SIDA (ADAP por sus siglas en inglés) que te ayudará a obtener medicinas gratis, aunque la cobertura de ADAP varía de un estado a otro.

¿Qué Hay Acerca de las Drogas y el Alcohol?

Las drogas y el alcohol no son por sí solas necesariamente la causa del sexo sin protección. Sin embargo, muchas personas que tienen sexo riesgoso lo hacen mientras están "high" o borrachos/as. Para algunas personas, el tomar o usar drogas antes del sexo los ayuda a relajarse, dejarse ir y hacer el sexo más placentero. Pero "lanzarse al vacío" también puede afectar tu juicio y tu capacidad para tomar buenas decisiones sobre el sexo ³ incluyendo decisiones que te ponen en alto riesgo de contraer el VIH o de infectar a otra persona. Algunas personas corren riesgos que no correrían de otra forma mientras están bajo los efectos de las drogas o el alcohol; o los usan para sentirse mejor al hacer sexualmente cosas que no se sienten capaces de evitar. Antes de empezar, piensa: ¿Qué sensaciones cambia? ¿Qué te "ayuda" a hacer? ¿Cómo te sientes después? No tienes que ser un alcohólico o un drogadicto para que te sea difícil cambiar tu uso de drogas y alcohol. Es más fácil si no tratas de hacerlo solo.

Derechos de las Personas con SIDA

Es contra las leyes federales el discriminar a las personas que tienen incapacidades, incluyendo las personas con SIDA. Esto significa que es ilegal que se discrimine en lo que concierne a trabajo, vivienda, cuidado médico y en la mayoría de los negocios abiertos al público. Muchos estados y ciudades tienen otras protecciones específicas contra la discriminación, así como leyes que impiden que tu doctor o tu empleador revele a otras personas que tienes VIH.

Si Estás Embarazada, Busca Asistencia Médica

El VIH puede ser pasado de madre a hijo antes o durante el nacimiento o a través de la leche materna. Aunque aún no es posible hacer que el VIH no pase de la madre a su recién nacido, una mujer puede reducir la posibilidad de transmitirle el VIH a su hijo con adecuado cuidado médico. La posibilidad de transmitir el VIH durante el embarazo es de entre 25% a menos de 8%, dependiendo del sistema inmunológico de la madre, la cantidad de VIH en la sangre y los pasos que tome para reducir el riesgo de su recién nacido. Estos pasos pueden incluir tomar o cambiar medicinas para reducir la cantidad de virus en su sangre, escogiendo la cesárea u otros procedimientos especiales durante el nacimiento y buscando trabajadores de la salud que estén al tanto de los últimos avances en las investigaciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Principios para la prevención del SIDA

 

 

 

"Hemos caído tan bajo --escribió George Orwell--, que atreverse a proclamar lo obvio se ha convertido en el deber primordial de todo hombre inteligente".

Si tienes relaciones con alguien que esté infectado por el SIDA, corres el riesgo de contraer el virus y morir a consecuencia de ello. Esto lo sabe todo el mundo. La mera información no constituye por sí sola protección suficiente. No hay nada que pueda reemplazar la responsabilidad individual. Sólo se logra cambiar las conductas cuando la información se apoya en unos valores sociales compartidos y transmitidos con convicción.

A los jóvenes hay que mostrarles los hechos; pero no debemos olvidar que lo que en definitiva determina sus acciones es su sentido de lo bueno y de lo malo, su propia brújula moral. El SIDA y la educación de nuestros hijos insta, en suma, a abandonar la pretensión --por lo demás, imposible-- de una supuesta neutralidad ética en estos temas, y atreverse a decir que no todo vale.

Cuatro principios para los educadores

Son cuatro puntos basados en la convicción de que la forma más segura de prevenir la difusión del SIDA en la población adolescente y juvenil es que las escuelas y los padres sepan transmitir de manera eficaz las razones por las cuales los adolescentes deben practicar la continencia sexual.

1. Ayudar a los adolescentes a formarse criterios claros

Los estudios muestran que los adolescentes que mantienen unos principios firmes de conducta personal y social, corren menos peligro de contraer el SIDA, pues no suelen incurrir en actividades peligrosas. Hay que enseñar a los adolescentes la importancia de la autodisciplina y la responsabilidad personal, inculcándoles el sentido de responsabilidad por los propios actos.

Líneas de actuación:

- Enseñar que la conciencia es una virtud.

- Presentar la educación sexual dentro de un contexto moral.

- Hablar en favor de la institución familiar.,

- Mostrar normas clara y específicas de conducta.

2. Dar buen ejemplo

Los padres y profesores deben ser conscientes de que tienen una influencia real en la conducta de los jóvenes. Los adultos que intentan vivir de acuerdo con criterios morales, que cuidan su salud y están comprometidos en una relación matrimonial monogama, proporcionan un ejemplo de cómo evitar el riesgo de contraer el SIDA.

Líneas de actuación:

- Enseñar los criterios morales mediante el ejemplo personal.

- Llevar una conducta acorde con las normas para la conservación de la salud.

- Enseñar con el propio ejemplo el sentido de responsabilidad en las relaciones con los demás.

3. Ayudar a los adolescentes a resistir la presión social que les induce a comprometerse en actividades peligrosas

La presión ejercida por los compañeros es una de las influencias más poderosas a la hora de empujar a los estudiantes hacia la promiscuidad sexual y el consumo de drogas. Además, los estudiantes mayores que ya están comprometidos en estas prácticas contribuyen a reforzar la idea de que la intimidad sexual temprana y el consumo de drogas son lo normal. Los adultos deben contrarrestar estas influencias.

Líneas de actuación:

- Ayudar a los estudiantes a identificar las presiones negativas.

- Estar atentos al comportamiento de los adolescentes dentro y fuera de la escuela.

- Estimular a los estudiantes a dar buen ejemplo a sus compañeros.

- Ser capaz de tratar con competencia del tema de las drogas delante de los jóvenes.

4. Instruir a los adolescentes acerca del SIDA

Muchos jóvenes tiene todavía una gran ignorancia acerca del SIDA. Algunos adolescentes están en permanente peligro de infección debido a que realizan actividades de alto riesgo: relaciones sexuales y consumo de drogas. Para prevenir la difusión del SIDA, los padres, las escuelas y la sociedad deben instruir a los adolescentes acerca de los riesgos de esta enfermedad. Un doble mensaje de responsabilidad y autodominio debe ser parte integral de toda tarea educativa en este sentido.

Líneas de actuación:

- Proporcionar los datos relativos al SIDA.

- Impartir la educación sexual de manera que se recalquen las razones para la conciencia, el autodominio y la responsabilidad.

- Enseñar los procedimientos para prevenir la drogadicción.

- Saber encontrar ocasiones adecuadas para hablar de SIDA.